Material Ligero

CNCA encarga estudio sobre el IVA al libro

Es una buena noticia, un paso adelante y una señal positiva. Luciano Cruz-Coke lo adelantó hace algunos meses y ahora ya sabemos que —punto a favor del ministro— el anuncio era algo más que buenas intenciones. A través del portal Mercado Público, el CNCA está licitando un estudio sobre el impacto que tiene el IVA en la industria editorial local. Es primera vez que un organismo de gobierno persigue levantar datos sobre este asunto, de modo de despejar dudas y mitos y entregar insumos para el análisis. Y es que justamente una de las dificultades para poner este tema en la agenda pública, y discutir en serio, ha sido la  falta de información rigurosa.

Estudiar el impacto del IVA en la industria del libro es coherente con el ánimo de la gestión de Cruz-Coke de poner énfasis en la cultura como  sector productivo y diseñar políticas que favorezcan el consumo y el acceso de los bienes culturales a través del mercado.

Como es esperable, las premisas del estudio están ya contenidas en las bases técnicas de la licitación. La primera es la que recién comentaba: la carencia casi absoluta de estudios y cifras regulares sobre el libro chileno. En nuestro país malamente sabemos cuántos títulos se editan al año; no tenemos idea de cuántos se importan y exportan ni cuál es el volumen de negocio de la industria. Incluso los datos sobre compras públicas de libros están en un terreno más bien opaco. La segunda premisa es que las cifras son justamente un insumo básico para el diseño de políticas públicas.

El estudio persigue un objetivo fundamental: analizar el impacto que tendría una rebaja o eliminación del IVA en el consumo de libros. Pero también se trata de lograr objetivos específicos que son relevantes, como estudiar los modelos de fijación de precios, el papel del precio en la elasticidad de la demanda (el quid del asunto), analizar los efectos de las políticas tributarias que han implementado otros países y adelantar el debate de la aplicación del  IVA a los libros electrónicos. Tan importante como lograr esos objetivos será también el volumen de información que se recoja y que debiera quedar disponible para quien quiera consultarla.

Si la licitación no se declara desierta, tendremos resultados en unos cinco o seis meses. Con los datos sobre la mesa, el CNCA debiera tomar una posición sobre la materia. Y ahí podría comenzar otra historia. O no.

Categorías: IVA a los libros

Sobre La Ciudad Letrada » « Todos podemos ser John Locke

6

  1. Fabuloso, mientras una eventual rebaja en el impuesto se traduzca en una rebaja proporcional en el precio de los libros o al menos para aumentar la remuneración de los autores.
    Si va a servir para aumentar el margen de ganancias de las editoriales me parece regresivo, en ese caso prefiero seguir pagando IVA el cual, en teoría, algo hace por la cultura y el arte.

    • Es justamente lo que el estudio quiere responder: cuánto afecta una rebaja del IVA al precio final del libro. No sólo habrá que estudiar el asunto en términos económicos, sino también despejar las dudas sobre el modo en que los editores fijarían el precio en un escenario tributario distinto.

  2. Interesante. Ayudará, como bien dices, a despejar algunas de las incógnitas sobre el real impacto del IVA en el desarrollo del mercado de la lectura en Chile. Ahora, pensando en ese mercado, me llaman la atención que quede fuera el libro importado. No tengo cifras (entiendo que tú sí, Marco) pero asumo que el porcentaje que representa es importante. En ese sentido, pareciera que el estudio está más orientado a estimular cierta parte de la oferta (la que provee libros editados en Chile) y no de la demanda de libros en Chile.

    • Efectivamente, las bases de licitación no son explícitas para referirse al libro importado: no hay un objetivo específico vinculado con el tema. Uno supone, sin embargo, que cuando se habla de analizar el impacto del IVA en el "mercado editorial chileno" no debieran quedar afuera distribuidoras y librerías, como si ese mercado lo formaran sólo editores. De todos modos, sí, pareciera que el diseño de las bases tiene una orientación a estimular cierta parte de la oferta. Es sensato esperar que el estudio, una vez licitado, corrija el asunto.

      Sobre las cifras de importación, no, no hay cifras actualizadas. Hace muchos años se hizo un estudio, pero que ha perdido toda vigencia. Circula, eso sí, una impresión entre la gente del libro, que por repetida no significa que sea válida, y que afirma que en Chile alrededor del 70% de la oferta es importada.

  3. Que bueno que se haga algo en relación al tema de los libros, como este análisis sobre la eliminación del IVA. Qué increíble que siendo el 2011 no tengamos ninguna cifra sobre lectores, hábitos lectores, costos editoriales, efectos de la importación en el mercado local, etc… Innumerables tipos de estudio que podrían darnos guías o evidencias de qué es lo que se debe atacar para que se implemente una extraordinaria política relacionada con los libros.

    Entiendo que en Argentina se detuvo la importación de libros hace un tiempo para potenciar la industria editorial local, y eso tiene que haberse hecho en base a datos.

    Ojalá que podamos aprender de estudios locales, y de que aprovechemos las mejores prácticas que se puedan rescatar de otros mercados, con el objeto de acercar de todas las maneras posibles la literatura a todos los sectores de nuestra sociedad.

    Crees que este estudió será único y suficiente o habrá planes de complementarlo con otros?

  4. y quién se adjudicó el estudio???, en qué etapa están ahora?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2020 Material Ligero

Tema por Anders NorenArriba ↑