Material Ligero

Lo bueno de filmar en Chile según el CNCA: no hay sindicatos

Esto es realmente insólito y vale la pena tomarse un minuto para ventilarlo: un libro financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y prologado por el ministro de Cultura dice que lo bueno de filmar en Chile es que «los productores y técnicos no están sindicalizados». Se trata del libro Shoot in Chile, un volumen publicado en inglés, repleto de lindas postales y editado por la Film Commission Chile, la oficina encargada de promocionar a nuestro país como locación privilegiada para filmar producciones internacionales, películas y comerciales.

El detalle es que en la página 198, en medio del capítulo de conclusiones y sin ningún pudor, los redactores le cuentan al mundo las «ventajas comparativas» de trabajar con empleados chilenos.

 


Una traducción libre del fragmento sería más o menos ésta: «el país cuenta con un grupo significativo de productores y técnicos bilingües —todos no sindicalizados— y excelentes facilidades de posproducción, todo lo cual ayuda a los cineastas a concretar sus proyectos». Así como lo lee, Chile no sólo ofrece desierto, montañas, mar y gente inteligente, sino que también empleados cuyo trabajo está completamente entregado a la intemperie del mercado. Señor empresario, puede venir tranquilo, no tiene de qué preocuparse.

La afirmación no sólo es incómoda puesta en un documento financiado por el Gobierno chileno, sino que además es falsa. El Sindicato del Cine, que agrupa y defiende a los trabajadores cinematográficos chilenos, envió una queja formal a Luciano Cruz-Coke en una carta que se puede leer pinchando aquí. La organización gremial endosa la responsabilidad de la redacción del documento al ministro, busca que se pronuncie sobre el asunto y haga las correcciones al texto.

Entiendo que el ministro Cruz-Coke no ha dicho nada hasta ahora. ¿Cuál será la opinión del directorio del CNCA, en especial de quienes están ahí en representación de la sociedad civil? ¿Tiene algo que decir la ministra del Trabajo Evelyn Matthei? Supongo que alguien tiene que salir a explicar esto.

 

Categorías: Políticas culturales en Chile

IVA al libro en América Latina » « ISBN y depósito legal, ¿por qué hay tanta diferencia en las cifras?

11

  1. Estimados

    Estoy de acuerdo que el texto es ambiguo, pero no necesariamente significa que acá no existen los sindicatos, sino que hay un gran abanico de profesionales y técnicos que no pertenecen a el…y eso es 100% cierto…

    En fin, hay que analizar bien antes de sacar conclusión absolutistas

    • falso, «all non-unionized», significa «todos no sindicalizados», si hubiera dicho «parcial» o «almost» te creo, pero ahi dice claramente todos (all). y lo dice dentro de ese contexto, que se refiere a l@s trabajador@s audiovisuales.

      • Si bien me parece aventurado decir que TODOS no están sindicalizados, tampoco tengo datos fidedignos como para asegurar que los productores y técnicos bilingues sí se encuentran afiliados a un sindicato. Tal vez tú manejas cifras, ¿Cuántos de ellos estan afiliados?

    • Muy de acuerdo Kelly. El texto dice «no sindicalizados», no que no existan sindicatos. En inglés -y así lo entienden en la industria audiovisual en Estados Unidos, Canadá y varios países europeos- no estar sindicalizados -como sí ocurre en California por ejemplo- significa que es posible trabajar con técnicos y profesionales audiovisuales sin necesariamente estar obligados a pagarle a la Union -o sindicato.

  2. Me parece una interpretación sumamente antojadiza del texto. En primero lugar, no es veraz decir que el texto dice que «lo bueno de filmar en Chile es que «los productores y técnicos no están sindicalizados» como señala el autor. El texto se enfoca en destacar a Chile por la amplia disponibilidad de servicios y profesionales para los trabajos de filmación, y eso cambia inmediatamente el sentido del discurso.
    Respecto a cuál es el sentido por qué se menciona la no sindicalización de productores y técnicos bilingues, queda más en la ambiguedad. SIn embargo que para contar con ese tipo de profesionales en Chile puedes hacerlo directamente y no a través de un sindicato, es también una interpretación bastante factible, en donde se estaría destacando nada más una diferencia de cómo se trabaja en otros paises.

  3. El libro es espectacular. Una excelente promoción de Chile y sus locaciones. A lo que se refiere el libro es que en Chile no operan las «Unions» como sí lo hacen en Estados Unidos. Si bien hay técnicos y profesionales que sí están agrupados en gremios y sindicatos, el texto hace referencia a que en Chile no están las restricciones que imponen las Unions en otros países. Acá al parecer hay más interés político que real.

  4. El problema del articulo mas allá de estar sindicalizado o no, es que el ofrecimiento de la plaza de trabajo o puesto laboral va estar determinado totalmente al criterio del cliente o empleador, y no bajo una regularización determinada por cargo de cada técnico. Los sindicatos son buenos para regularizar estes afiliado o no. Lo importante de esto es que si una persona no esta afiliada de todas maneras al ser contratada le pagaran de acuerdo al margen que establece el sindicado, por lo tanto los pagos y ofrecimientos de las condiciones laborales no serán tan arbitrarias y además aseguran que legalmente se contrate y no a Honorarios (boleta 10%) y que los seguros corran como correspondan.

    • Pancho, el ofrecimiento de trabajo y acuerdo de condiciones no queda sólo a criterio del empleador, sino a un acuerdo entre las partes. Por lo demás, ¿no es así como funciona el mercado del trabajo para todo el resto de los mortales?
      Crees tú que favorecería el empleo que el mercado laboral esté «regularizado» por un ente intermedio que fije condiciones por ti y por todos los demás?… no podrías aceptar trabajar por menos del mínimo fijado, tampoco por más de lo fijado? No sé, esto queda al criterio de cada uno, pero personalmente todo lo que signifique regulaciones burocráticas me parece que no funcionan mucho.

  5. Yo no sé si quienes comentan o quien escribe la columna trabajan en el medio, yo si, en Chile y en el extranjero y no me parece nada contradictorio respecto a la política general del Ministerio de Cultura promover la indefensión laboral como gancho. Es su discurso y así nos va…¿a alguien verdaderamente le extraña?. Me sorprende que el sindicato reaccione ahora mientras ha visto durante años como la lógica empresarial (abusiva, utilitarista y deshonesta) se ha ido devorando el humanismo, la creatividad y el arte que había en el cine. ¿Alguien cree realmente que se puede hacer industria audiovisual en Chile?, todo esto se lo han montado algunos como un discurso que entusiasme a la plebe para poder vivir del cuento, es como la educación, vamos, no seamos naïf: «les damos una nominación al Oscar y a tragar millones». En Chile hoy los productores finalmente se han apoderado de todas la vías de acceso a los dineros públicos y privados, son INTERMEDIARIOS obligatorios entre los recursos y los destinatarios. ¿En qué me ayuda estar afiliado o no a un sindicato del cine en Chile o en el mundo?, en NADA, es una vergüenza como los trabajadores del cine deben vivir pendientes de que los depredadores de «fondos públicos/especuladores del mundo privado» (quienes nos contratan) se acuerden de pagar servicios con meses o años de retraso, de que no desaparezcan con el dinero, que se respeten las horas extras, los descansos, que no nos impongan jornadas inhumanas/alimentación deficiente, mientras evaden impuestos, especulen, se declaran en banca rota (cierran una productora y al día siguiente abren otra), subcontratan, inflan facturas, etc, etc, etc, día a día y por siempre. Encontrar un productor honesto es improbable, imposible, extraño, y este ministerio los ha transformado en el único medio autorizado para «hacer cine». Vivo y trabajo entre Europa y Chile, y aquí, allá y acullá, el mundo audiovisual es un rubro que debería estar bajo constante monitoreo fiscal y sindical, pero no lo veo por ningún lado, el cine es una «zona sucia» y se ve (y huele) muy mal.

  6. Falta además, una gran cantidad de locaciones extrañas, nuevas, inexploradas
    y, que a las cintas internacionales se les dan concesiones especiales, como en Rapa Nui, o pagando miserias a los Parques Nacionales. Pero si filmas en la calle de una comuna del S.Oriente, los guardias llegan a pedir el importe y a detener la filmación.

    El trabajo en sí es bien informal, sin normas propias del C. del Trabajo..un mercado de oferta y demanda inequitativos.

    Saludos
    N:B

  7. Falta además, una gran cantidad de locaciones extrañas, nuevas, inexploradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Material Ligero

Tema por Anders NorenArriba ↑