Ganas de lluvia

Son días fríos en Santiago. Leo en el diario una nota en que un grupo de estudiantes talquinos y valdivianos, curtidos por la lluvia y las heladas, reparten consejos a sus pares santiaguinos para capear el invierno. Lo primero, dicen, son los bototos. Un buen par de bototos para no andar a saltitos por la calle. Luego hay que forrarse entero, aunque tengas que cargar con varias capas de ropa y una pinta de michelín. Y nada de paraguas: son incómodos, quedan siempre goteando por ahí o se pierden. Sigue leyendo

Ese lugar donde nunca sale el sol

El fin de semana vi El Club y salí del cine con la sensación de haber visto algo especialmente abyecto. Estamos tan acostumbrados a ver la violencia convertida en un espectáculo vacío que resulta perturbador cuando su representación es mucho más que eso, cuando es —como en esta película de Pablo Larraín— una tensión subterránea y permanente que opera escondida bajo una normalidad impostada. Sigue leyendo

Teillier y esas cosas del fútbol

El domingo miraba el noticiero y almorzaba cuando de pronto sucedió algo inesperado: en un despacho en directo desde el Estadio Germán Becker de Temuco, en las horas previas al partido entre Colombia y Perú, el periodista deportivo Juan Cristóbal Guarello comenzó a leer un poema de Jorge Teillier. Dijo primero que iba a hacer algo tan antitelevisivo que temía que lo colgaran cuando regresara a Santiago. Sigue leyendo

Una moral que vale un Ferrari

Hueón borracho. Que lo castiguen. Que lo marginen. Que lo cuelguen. Eso le pasa por andar tirando pinta con su Ferrari. Ahora vamos a perder la Copa. Imbécil. Qué vergüenza. Qué irresponsabilidad. Dónde queda la imagen de este país. Qué mierda tiene en la cabeza. La juventud, la fama, la plata, el carrete. Esto no pasaba con Bielsa. Que lo enderecen. Que le hablen fuerte. Que le hablen golpeado. Que lo golpeen. Que lo manden a un isla. Sigue leyendo

Ernesto Ottone, superpapá

Ernesto Ottone, quien es desde hace un mes nuestro ministro de Cultura, ventila su vida privada en una revista de papel couché. Sonríe en cada una de las fotos que ilustran la nota y en la entrevista se muestra como un padre perfecto (un “superpapá”), con unas hijas perfectas (la mayor “es extraordinaria, la hija soñada, todo lo hace bien”) y con una mujer estupenda y comprensiva (con quien tiene, cómo no, “una sintonía perfecta”). Todo parece inmejorable en la vida del ministro. No hay ningún atisbo de miseria ni de fracaso ni de tristeza ni de incertidumbre. Sigue leyendo

Ordenar las lecturas

Todo buen lector ha experimentado alguna vez la angustia de decidir su próxima lectura. Conozco algunos casos en que esa angustia se manifiesta de un modo tormentoso y se agita con cada nuevo libro: son lectores que prueban la mercancía con sospecha, alargan la degustación de las primeras páginas, se toman su tiempo y sólo se relajan y se entregan cuando están totalmente seguros de que ése es el libro que quieren leer. Seguir leyendo